Content

Therion, la noche del miercoles 13

viernes, octubre 15, 2010
La banda sueca Therion tocó por segunda vez en el país el miércoles pasado, y demostró por qué es considerada la banda más respetada del metal sinfónico-gótico. El público respondió al llamado y se dejó encantar por sus temas.
Esta vez volvieron a territorio salvadoreño para presentar su más reciente obra titulada “Sitra Ahra”, la cual puede definirse, de acuerdo al misticismo judío, como el lado izquierdo de la creación o la lucha interna del ser humano entre sus instintos más básicos y la moral. Precisamente con el mensaje de la canción del mismo título del disco comenzaron a taladrar el cerebro de los metaleros presentes en uno de los pabellones del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO).

Christofer Johnsson, fundador del grupo, y sus compañeros mantuvieron su reputación como pioneros del metal sinfónico-gótico. Increíblemente bien acoplados, cambios de tiempo complejos y unas voces operísticas a cargo de las dos coristas que por momentos erizaba la piel. El repertorio incluyó temas de la mayoría de su trayectoria. “Secret of the Runes”, del disco del mismo nombre, fue la segunda de la noche y, sorprendentemente, el sonido tuvo la calidad necesaria para escuchar cada uno de los instrumentos. Mucho tuvo que ver la buena mezcla en la consola, a cargo del técnico de los suecos. La noche metalera continuó con “Typhon”, “The Perennial Sophia”, “Hellequin”, “Nifelheim”, “Clavicula Nox”, “Voyage of Gurdjieff”, “Ljusalfheim”, “Wine of Aluqah”, Ginnungagap”, “Kali Yuga III”.
La masa negra de metaleros asistió en buena cantidad, y durante el show no ocurrieron incidentes que lamentar.

Thomas Vikstrom y Snowy Shaw estuvieron a cargo de las voces y juntos levantaron la bandera de El Salvador, que tenía incluido el nombre de Therion. Esa acción causó una instantánea ovación de parte del público ansioso de otros clásicos de la banda fundada en 1987, cuando comenzaron creando death metal, antes de cambiar de género.

El cierre también fue intenso cuando llegó el momento de ejecutar “Dies Irae”, “Quetzalcoatl”, “The Rise of Sodom and Gomorrah” y “The Blood of Kingu” para dejar a los metaleros cansados, pero satisfechos.
Mas adelante estare posteando mas fotos y un par de videos, para que aprecien un poco mejor como estuvo el ambiente.